Facebook dónde los grupos sirven para confirmar un sesgo sobre Rocío San Miguel

El gobierno venezolano tiene ya varios años tratando de relacionar la defensa de los Derechos Humanos y las formas de organización ciudadanas que se requieren para ello (fundaciones o asociaciones civiles) con una forma de terrorismo. La detención de Rocío San Miguel, directora de Control Ciudadano, es un paso más en esta práctica. Para impulsar esa relación en el imaginario de los venezolanos han recurrido a prácticas legales (creando normas o leyes) y reiterando un discurso en el que todo aquel que manifieste interés en supervisar los asuntos públicos o quien cuestione una visión única de la realidad que el gobierno busca imponer es apátrida y terrorista. Veamos algunos antecedentes.

Defensa de Derechos Humanos = terrorismo (un viejo anhelo del chavismo)

Como somos un equipo especializado en desmontaje de desinformación y chequeo del discurso público no podemos dejar de mencionar, por ejemplo, que ya para el año 2008 el informe anual de PROVEA registraba como desde 2004 “las personas dedicadas a la defensa y promoción de los derechos humanos y los comités de víctimas han enfrentado campañas de desprestigio, amenazas y agresiones durante el ejercicio de su labor”. Destaca el informe que las agresiones se dirigían especialmente a los defensores de derechos humanos que presentaban denuncias y casos ante el Sistema Interamericano.

Un año después, en 2009 se confirmaba la vinculación defensa de derechos y terrorismo con la publicación del libro La Telaraña Imperial de la abogada estadounidense Eva Golinger, quien metía en un mismo saco a cualquiera que hubiera recibido fondos del gobierno de Estados Unidos o de fundaciones estadounidenses. El saco era ya entonces, por supuesto, el de conspirador.  El libro norteamericano lo había impreso Monte Ávila editores,y la investigación recibió fondos del Centro Internacional Miranda. El Think Tank fue financiado por el gobierno con investigadores internacionales de su confianza, como lo era aún entonces la abogada Golinger.

 Los sucesivos informes de PROVEA seguirían dando cuenta del historial de agravios discursivos y legales contra las organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil, entre ellos la providencia administrativa de 2021 que buscaba que las ONG se registrasen en una oficina “anti terrorista”. Que continúa en la ley , actualmente en segunda discusión en la Asamblea Nacional, que ataca directamente el Libre Derecho a Asociación.

El riesgo de vigilar al militar

Al menos dos detenciones arbitrarias en los últimos años de defensores de derechos humanos tienen algo en común: la vigilancia civil sobre actuaciones militares o paramilitares a las que se supone al menos toleradas por el gobierno. La de Javier Tarazona de Fundaredes y, por supuesto la que nos ocupa, la de Rocío San Miguel. Vigilar y supervisar la actuación militar parece normal en cualquier democracia liberal tradicional en la que exista separación de poderes y subordinación militar al orden civil. Pero en Venezuela no es así. De hecho, en Venezuela desde el poder el gobierno se anuncia como cívico-militar y se integra con normalidad a militares a todo tipo de ámbitos y responsabilidades: ministros, directores de medios, directores de empresas estatales, gobernadores y un largo etcétera,  un listado parcial de ello lo realizó Transparencia Venezuela en el año 2020.

Regresando a 2024 y a la detención de Rocío San Miguel está claro que ha sufrido una campaña de desprestigio coordinada que busca presentarla como conspiradora y terrorista; por supuestamente estar involucrada en planes magnicidas; y, tener en su poder mapas de dominio público, con información pública sobre las zonas de seguridad.

En el Observatorio Venezolano de Fake News decidimos revisar lo publicado en medios gubernamentales (Venezolana de Televisión, Telesur), medios aliados (Elmazo4f, Venezuela News)  y el canal ruso en español RT. Seleccionamos solamente aquellos artículos que fueron compartidos en Facebook.

Estos fueron los artículos publicados y sus interacciones que en Facebook pueden ser en forma de reacciones, compartidos y comentarios.

Medio / enlace artículo Total de interacciones Reacciones Compartidos Comentarios
Venezuela News 38 3 30 5
Venezuela News 2 1 1 0
Venezuela News 55 11 43 1
Venezuela News 11 1 10 0
Venezuela News 32 16 1 15
Telesur 172 123 25 24
Telesur 39 29 1 9
Mazo4F 5 1 4 0
RT 9 0 9 0
RT 13 0 13 0
RT 6 0 6 0

Venezolana de Televisión no aparece en la lista definitiva porque sus enlaces en Facebook,  ni siquiera ellos mismos parecen compartirlos. Los enlaces de RT parecen ser compartidos en grupos privados, porque Facebook los registra pero no indica en cuál grupo. Hay un grupo Geopolítica de la Patria Grande que ha cambiado varias veces de nombre y una de esas veces se llamó simplemente Revolución Bolivariana. La página oficial de Venezuela News tiene muchos más seguidores que “me gusta”. Y el grupo de Facebook Geopolítica de la Patria Grande comparte contenido de Telesur, Venezuela News y Mazo4F. 

El encuadre se difunde en grupos

Una página y un grupo son muestras de intereses diferentes. Un símil para quienes conocieron los diarios impresos y los kioscos podría ser que mientras una página en Facebook es el periódico que ves al pasar en el kiosco, el grupo es ese periódico sobre la mesa que comentas con los amigos.  Por ello, le das la credibilidad del espacio compartido, del sesgo compartido de confirmación, el de la burbuja de tu propio grupo temático. Son espacios que sirven para el fortalecimiento de las ideas que se tienen de antemano, en dónde Rocío San Miguel ya ha sido juzgada. No importa la realidad, la verdad o la desinformación sino la creencia compartida. 

Como se ve en el gráfico, parece más interesante que la difusión se haga sobre todo en grupos. Los grupos muestran sus actualizaciones con mayor frecuencia que las de una página a la que se le ha dado “me gusta”. Es importante recordar que cuando se publica un artículo en Facebook no lo ve todo el que sigue o le ha dado “me gusta” a una página, sino sólo un pequeño porcentaje de ese total que es inferior al 10%. Y a eso hay que añadirle que usualmente la mayoría de quienes siguen una página o un grupo no interactúan. Así la confirmación compartida en la mesa virtual promueve la desinformación. 

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar