“Voy a Venezuela” : una tendencia con humor negro

Revisamos una tendencia orgánica teñida de humor negro. “Voy a Venezuela” apareció en las redes como enunciado-deseo del casi un cuarto de la población que migró en los últimos años y que buscan llenar el vacío de la distancia y del tiempo que los separó del país con humor.

“Voy a Venezuela” es una frase que fue tendencia a finales de abril y principios de mayo. Una frase que va seguida de la realidad que nos separa. Del que viene a visitar a su familia y en realidad no sabe lo que se va a encontrar. Que posiblemente guarda en la memoria el país de los anaqueles vacíos, de las colas, de la falta de toallas sanitarias, de la gente comiendo mango para no desfallecer. O a lo mejor no lo guarda en la memoria sino de oídas, porque sus recuerdos son de lugares que no existen, de un país funcional pero en alteración permanente, de un tipo gritando por televisión, de gente protestando por todo. Y claro, el país ya no es así. O no es tan así. No se arregló, pero los anaqueles están más llenos, aunque la mayoría no pueda comprar. Hay gasolina y por lo tanto movimiento en las ciudades, pero todo el mundo duda de la calidad de la gasolina que se está produciendo e importando. 

La expresión se convirtió en tendencia por la indignación de los venezolanos residentes frente a los venezolanos visitantes, esos que preguntan ¿Qué llevo? O que se le aparecen a la familia con toallas sanitarias y un champú. ¿O qué preguntan si hay algún lugar con internet del que puedan trabajar? Y que definitivamente no entienden cómo en Venezuela está la tienda de una cadena de ropa española que más vendió en un día en todo el mundo, pero la tía Amelia jubilada maestra por vocación  no tiene para comer ¿Pero si tienen 12 horas sin luz cómo viven? Sobreviven, como siempre han hecho los venezolanos: “Al mal tiempo, buena cara”.

“ Voy a Venezuela ¿Cómo hacen ustedes para llegar a Margarita? ¿Todavía hay peñeros? ¿O tienen que nadar?” dice alguien con sorna.

“Voy a Venezuela la semana que viene y me quiero ir preparando ¿En Venezuela la gente usa ropa?” apunta otro más

”Oigan, voy a Venezuela en unos dìas  ¿Aún hay supermercados o hay que salir a cazar para poder comer?” remata otro. 

Por supuesto también está el nostálgico sincero: “Yo si voy a Venezuela la semana que viene, se que no se arreglo ni nada, pero me ganó la nostalgia de abrazar a la abuela”.

Por supuesto es una tendencia orgánica, de esas que parecen una botella lanzada al mar y con y cerca de la mitad los nodos están aislados unos de otros. La otra mitad son respuestas a algún mensaje. 

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar