Observatorio Venezolano de Fake News arribó a 4 años de lucha contra la desinformación

Durante los últimos cuatro años, el Observatorio Venezolano de Fake News (OVFN) se ha dedicado a detectar las noticias falseadas y las desmienten para dejar evidencia de la desinformación ante la opinión pública. 

Para celebrar un nuevo hito en la trayectoria periodística de este proyecto de Medianálisis, se realizó un encuentro online titulado: OVFN: 4 años haciéndole frente a las noticias falsas en Venezuela, y que se transmitió la mañana de este miércoles 2 de agosto, a través de sus canales digitales en Facebook y YouTube

La conversación virtual estuvo dirigida por el periodista y coordinador de Medianálisis, Héctor Rodríguez, y contó con la participación de los directores del OVFN, Mariela Torrealba y Andrés Cañizález; el coordinador, León Hernández, y la subcoordinadora, Ysabel Viloria.

Durante una hora, los fundadores del proyecto periodístico explicaron cómo se hace frente a las noticias falsas y la importancia de educar al ciudadano común para que sea tanto un emisor responsable como un receptor crítico, que no se deje engañar y que no comparta información cuyo origen no esté claro. 

Para comenzar, el moderador Héctor Rodríguez explicó que el OVFN realiza un trabajo académico, formativo, pero también periodístico y de investigación, por lo que la entrevista se centró en profundizar en los procesos editoriales que realizan y cómo logran los estándares de calidad.

Rodríguez agregó que aunque el trabajo se enfoca en detectar los bulos que circulan en el país, el impacto del OVFN ha traspasado fronteras al detectar también noticias falseadas que involucran a otros países, pero que circulan en el país o noticias relacionadas con Venezuela que se publican en el extranjero. 

En su intervención, el periodista e investigador Andrés Cañizález habló de la inquietud que surgió antes de fundar el proyecto, un tiempo en el que analizaba de qué forma se podía enfrentar la desinformación en el país. Así fue como el OVFN se creó como un espacio hecho principalmente por comunicadores y por otros profesionales, dónde se empezó a mirar de manera sistemática lo que estaba circulando y que ha seguido circulando en materia desinformativa. 

En el mismo sentido, Mariela Torrealba recordó que en el 2019 estaban preocupados por la desinformación en Venezuela y por como “la práctica de destrucción del ecosistema mediático había hecho al país presa de campañas y operaciones de desinformación, de bulos, de noticias falsas o contenidos falseados”. 

“Estoy muy contenta, creo que los casi 3.000 bulos que hemos detectado y desmentido en el país son un aporte y un elemento para ayudar a sanear a la opinión pública que se encuentra muy desguarnecida”, dijo al tiempo que expresó su emoción por este nuevo aniversario.

También dejó claro que después de que apareció el OVFN, en julio de 2019, han aparecido otras iniciativas que trabajan contra la desinformación y que ahora son amigos, aliados, socios que se han unido para atacar la desinformación.

Por su parte, León Hernández, dijo que tratar de aportar un grano de arena para atacar un monstruo contemporáneo como son las fake news ha sido una experiencia única. Agregó que las personas a las que han llegado se sienten más capacitadas en el consumo informativo y consideró que el reto continúa. 

Así mismo, la subcoordinadora, Ysabel Viloria, aprovechó su intervención para felicitar a los miembros del OVFN por el aniversario y aseguró que ha sido un honor para ella formar parte del equipo desde su génesis. Se refirió también a los inicios del proyecto y los desafíos iniciales al distribuirse tareas y engranarlas para poder generar el contenido. 

Contó además que a lo largo de estos cuatro años han logrado desarrollar una metodología para investigar, construir una data de desmentidos, clasificar datos y acotó que no sólo desmienten, sino que también han consolidado una base de datos de todo el trabajo que realizan. 

En el OVFN se generan también textos de análisis En profundidad por lo que lo describe como un “trabajo sabroso y muy enriquecedor en términos profesionales y personales, al ver como todo el trabajo ha crecido y que se sigue fortaleciendo”. 

Los puntos en común de las noticias falseadas

Mariela Torrealba explicó que el OVFN se diferencia de otras iniciativas, que también combaten la desinformación, por una data que han consolidado. Reveló que esa data dice que los temas como Covid y la pandemia que vivió la humanidad durante más de dos años fue porcentualmente la que englobó la mayor cantidad de bulos que han detectado. Pero el OVFN también ha hecho énfasis en los bulos de corte nacional, regional y local. 

“Medianálisis no es una ONG en Caracas que mira hacia el resto del país, sino que es una ONG en Barquisimeto dónde tratamos de darle cobertura a todo el país, creemos que los bulos tienen inclusive rasgos locales, hay zonas que son más propensas a un tipo de bulo que otras”, explicó Torrealba. 

Por ejemplo, comentó que en temporadas vacacionales por lo general se van a encontrar bulos que incentivan el temor y el miedo de la familia con respecto a los menores de la casa. 

También se refirió a los bulos fronterizos o en zonas como Guayana, dónde los bulos vinculados con paramilitares y violencia, circulan de forma reiterada. Resaltó además la existencia de “una gran cantidad de bulos vinculados con el estado de ansiedad que vive la población venezolana”, debido a la  crisis de abastecimiento y racionamiento de gasolina, temas en los que se producen bulos que lo que hacen es generar mayor temor en la población. 

Todos somos vulnerables

León Hernández comentó que es importante entender que cualquiera puede participar de manera errática en la viralización de un contenido falseado, por lo que considera delicado estar señalando a particulares y manifestó que lo que se puede es identificar quienes se pueden beneficiar, de alguna manera u otra, de una campaña desinformativa. 

Recordó que ha habido bulos que dañan la imagen de líderes políticos o que atentan contra la imagen de algunas empresas. Por lo que sugirió que se debe indicar que existe también la clasificación del error, pues es importante entender que cualquiera es vulnerable. 

“Antes se hablaba de que eran los adolescentes, los muchachos, personas que no leen tanta prensa, pero nos hemos dado cuenta que hay bulos para todos y lamentablemente hasta los periodistas más eruditos y reconocidos del país se han puesto algunas veces algunos sesgos cognitivos y hacen retuit a algo que les llegó”, explicó. 

Seguidamente, el moderador Héctor Rodríguez pidió a Ysabel Viloria que mostrara con un ejemplo alguna información falsa que se hubiese viralizado y que el OVFN tuvo que desmentir. En este punto, Viloria aseguró que circulan reiteradamente las estafas de phishing, que son prácticas dónde hacen ofertas como regalos para robar los datos de los internautas, son muy comunes y aunque se desmienten, la gente sigue cayendo en esa trampa que facilitan los delitos virtuales. 

“También nos vamos al plano de las necesidades, todos los venezolanos necesitan un aumento de sueldo. Entonces allí empiezan a circular un montón de contenido con unas necesidades reales, pero con informaciones falsas”,  detalló Viloria.

Así mismo recordó que han detectado en varias ocasiones informaciones que contienen algunos datos que son reales, pero que se mezclan con otros que son no tan certeros y otros que llevan información de otros momentos. “En una crisis tan continuada, tan larga, pues existen datos que son ciertos, pero que han ocurrido meses antes y se trasladan al presente”, produciendo confusión y desinformación. 

Este año el bulo más recurrente es el aumento salarial, aseguró Viloria. “Publican anuncios que no han ocurrido, alguna transmisión que se hizo el año pasado en las mismas vísperas de las fechas que tenemos este año y creo que ese ha sido uno de los bulos más recurrentes”. 

Al respecto, Viloria comentó que en el OVFN exista también la clasificación de Fake leyenda, son bulos, informaciones falseadas que se han desmentido con mucha frecuencia en distintos momentos. “Hay bulos que hemos desmentido desde 2019, 2020, luego a mediados del 20, a finales, a principio de 2021 y los vamos desmintiendo todas las veces que van circulando”, detalla. 

A pesar de ser desmentidos, al cabo de dos o tres meses se reciclan y vuelven a circular como si se tratara de información novedosa y real. Algunas veces con elementos distintos, pero la mayoría del tiempo es el mismo formato. 

El impacto social de la verificación

Andrés Cañizález refirió que el trabajo que hacen las iniciativas que combaten la desinformación, “es un trabajo importante, significativo, pero es una pelea de David contra Goliat”, pues aclara que la desinformación ha ido aumentando de manera creciente con apoyo de las nuevas herramientas de Inteligencia Artificial. 

“Lo más preocupante es que aunque se haga el desmentido, está comprobado que la información falsa es la que queda tallada en la memoria colectiva, pues es menor el volumen de personas que van a tener acceso a la verificación”, dijo.

Cañizález hizo referencia también a que en un mundo dónde prolifera la desinformación, el trabajo de los periodistas será no decir qué es mentira, sino a decir qué cosas son verdades. Por lo que considera que esto refleja la desigualdad que existe entre la maquinaria desinformativa y quienes se encargan de pescarlas y desmentirlas, que son los verificadores de datos. 

“El volumen de lo que es mentira circulando con mucho más impacto, es más alto comparado con el impacto en nuestras sociedades de lo que es verdad”, detalló Cañizález en su intervención. 

Al respecto, Torrealba contó que conoció acerca de un secuestro en Colombia y que una madre habló con su hija, para entregar un dinero, pero en realidad la voz de la hija había sido generada por Inteligencia Artificial, es decir, con las grabaciones que había de la chica en YouTube e Instagram, se generó un diálogo dónde una madre confunde una grabación generada con la voz de su hija. 

Prosiguió a analizar que el tema del impacto del desmentido y de la verificación de la información cada vez va a ser más significativo, pero indudablemente, hizo la misma referencia que Cañizález, “es David contra Goliat” 

“Nos podemos jactar que en los últimos tres meses hemos tenido cerca de 400 mil impresiones en Twitter, el Observatorio dentro de las organizaciones de su escala, tiene un alcance significativo, recibimos un promedio entre 10 y 30 consultas mensuales de la población que nos pregunta: será esto verdad… Ya hay esa referencia”, se enorgullece Torrealba.

También señala que han realizado capacitaciones en universidades, con periodistas, en comunidades. Por lo que refiere que “el gran desafío será el de alfabetizarnos mediática e informacionalmente todos”. A su juicio, el ejercicio de la dimensión comunicacional de la ciudadanía supone que “todos, comunicadores o no, vinculados al mundo de los medios, todos tenemos que aprender a evaluar medios, evaluar las redes, a ser emisores responsables y a ser receptores críticos” para desempeñarnos con propiedad en el mundo en el que estamos.

La importancia de la alfabetización digital

Sobre este tema, Ysabel Viloria lo refirió como “una pata de la mesa del OVFN que se ha esforzado por alfabetizar y generar espacios de formación” en los cuatro años que tienen funcionando. Las consultas recibidas mensualmente, reflejan que se ha desarrollado un criterio y hacia allá es a dónde se ha apuntado siempre, dijo la periodista. 

El hecho de que exista una consulta antes de replicar una información evidencia de que ese trabajo formativo ha surtido efecto en la población. “Es un indicador que hay gente que se preocupa por saber si es verdad o no una información y que no comparte inmediatamente, ya la tarea del observatorio está hecha”, reflexionó Viloria.

Cuando las audiencias empiezan a consumir informaciones con filtros y que no reenvían de una vez algo que les llega, sino que se preocupan por saber si es cierto lo que están viendo antes de replicarlo y si no tienen las destrezas para verificarlo lo consulten es para ella señal de que se ha abonado producto de los espacios de formación. 

Por su parte, León Hernández agregó también que históricamente el ser humano ha querido la obtención de la verdad y el conocimiento, por lo que reconoce que el principal esfuerzo del OVFN es educativo. “El sistema comunicacional cambió y ahora todos pueden ser emisores y esto conlleva a una mejora de la consciencia de lo que consumimos y lo que producimos como mensaje”, dijo. 

En ese sentido, el OVFN ha dedicado su esfuerzo a formar a los ciudadanos para que tengan una perspectiva crítica de los mensajes que consumen y que transmiten, para que verifiquen antes de replicar, y si no están seguros, pues consulten para evitar así contribuir la viralización de un contenido falso. 

Con este poderoso mensaje, celebraron su cuarto aniversario y los panelistas aseguraron que el trabajo continúa para seguir detectando bulos y noticias falseadas en las redes sociales, pero sobre todo lograr una audiencia selectiva con los mensajes que recibe y emite. 

Para revivir los momentos de este foro aniversario, la grabación está disponible en el canal de YouTube de Medianálisis.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar
Lee más

Desinformación electoral en Venezuela contraviene principios de integridad de la información recomendados por la ONU

Por primera vez, la Organización de Naciones Unidas presenta un código de conducta relacionado con el fenómeno de la desinformación, en el cual se incorporan principios orientados a brindar integridad a la información. Contrasta mucho ese “deber ser”, con la realidad venezolana: Los recientes contenidos disparados en YouTube en contra de la dirigencia de oposición en Venezuela, lanzados a propósito de la campaña electoral, distan mucho de las recomendaciones del organismo, especialmente al hacer uso de narrativas dirigidas a activar emociones de odio en contra de los opositores, presentados como enemigos públicos de la colectividad.